domingo, septiembre 08, 2013

El inicio de un maravilloso hábito...

Hoy platicando con un amigo sobre mis queridos libros recordé cuando leí el primero, y no hablo de ese libro que decodifiqué cuando iba en la secundaria o en la preparatoria, sino el primero que leí por gusto y voluntad.

Pues el primero fue "Mujercitas" de Louisa May Alcott, sinceramente no puedo recordar por qué decidí leerlo o quién me dijo, es más ni siquiera quién me lo compró (lo más seguro es que debió ser mi mamá). En fin lo leí y me gustó muchísimo, lo recuerdo con gran cariño.

El segundo que leí, por regalo del día de Reyes, fue el de "Harry Potter y el Prisionero de Azkaban" (que se convirtió en mi favorito) y fue ahí cuando mi amor por ese pequeño mago que estudiaba en Howarts comenzó. Desafortunadamente tardé mucho en leer los demás libros y en realidad cualquier otro libro.

Cuando entré a la universidad sufrí un accidente que hizo que dejara mis estudios por un año y cuando regresé tuve que hacerlo en otro grupo y con nuevos profesores. Un tiempo después entendí que fue lo mejor que me ha pasado, no el accidente claro sino el cambio =P.

Ahí, en ese año conocí a la que fuera mi mejor profesora de Español, pues el primer día de clases ella llegó con una lista de veinte libros que nos entregó a cada uno. Cabe señalar que yo no sabía que ella ya había trabajado con ese grupo así que ya tenían veinte libros de ventaja.

Observé la hoja que tenía en la mano y de verdad no supe qué pensar, nunca había sido una buena lectora, sólo tenía dos libros que había leído en mi vida y en esa lista había títulos que obviamente no conocía y mucho menos a sus autores, se me cayó
el alma a los pies y pensé cómo le iba a hacer para leerlos todos, ¿y si no me gustaban?

Sinceramente no recuerdo cuál era el orden de esa lista pero lo que sí recuerdo es que terminándola amaba completamente esos objetos llenos de páginas con miles de historias, se convirtieron en mis compañeros inseparables y mi oportunidad de conocer a miles de personas y vivir miles de cosas que en la vida real jamás sería capaz de experimentar, se convirtieron en mi boleto de viaje, porque para mí eso son: un maravilloso viaje.

Con esa lista comencé mi pequeña biblioteca con títulos como "Ensayo sobre la ceguera" de José Saramago, "El lector" de Bernhard Schlink, "El error de la Luna" de Héctor Aguilar Camín, "El miedo a los animales" de Enrique Serna, "La casa en Mango Street" de Sandra Cisneros, "En los labios del agua" de Alberto Ruy Sánchez entre muchos otros que aún siguen en mi librero y que siempre recordaré con mucho cariño.

Sé que no puedo jactarme de ser una excelente lectora, aquí en la bloggosfera hay muchas personas que leen mucho más que yo, pero eso no significa que no me guste tanto como a ellas y siempre que alguien dice 'yo no sé porqué lees tanto' o 'que la lectura no es importante' pienso en lo triste que debe ser su vida sin haber experimentado algo tan maravilloso como la lectura, vivir muchas vidas, ser tantas cosas como tu imaginación te lo permita y conocer diferentes personas que en la vida real tal vez no sea posible.

Así que después de mi larga historia y mis extrañas reflexiones...

¿Cómo empezó tu gusto por la lectura?


2 comentarios:

  1. Que bonita historia :)
    En el colegio siempre me pusieron a leer, pero como tú dices, mi primer libro que leí por puro gusto fue Harry Potter y la piedra filosofal, luego el siguiente y asi. Aunque cuando terminé la saga ya había leído muchos otros libros, como Crepusculo, La Huesped, etc. Libros juveniles especialmente. Ya ahora he empezado a variar más, leer más clásicos y literatura universal, porque quería abordar más temas y no centrarme tanto en un género.
    Leer es lo mejor :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Exactamente! Yo también he tratado de variar el género, aunque tengo mi predilecto, quiero conocer otros para no encasillarme y encontrarle el gusto a todo =)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar